Cascos a Medida en Burgos

Cascos para plagiocefalia en Burgos

La plagiocefalia es una malformación de la cabeza que pueden presentar los niños de muy corta edad. Las causas de la plagiocefalia pueden ser diversas: posición durante el sueño, tortícolis heredada, partos múltiples, posición intrauterina restrictiva, etc… Pero esto tiene una sencilla solución gracias a los cascos plagiocefalia.

No es extraño que los niños presenten estas anomalías, ya que afectan a uno de cada 300 niños y tienen una sencilla solución ortopédica para bebés de entre 3 y 18 meses.

El remedio a esta malformación es el uso de órtesis craneales a medida para estos tratamientos. Los expertos calculan que la edad ideal para utilizar estos cascos es a partir de los 4 meses, pero dependerá de la malformación que presente el menor.

Su funcionamiento es muy sencillo. Las órtesis craneales dirigen el crecimiento de la cabeza para conseguir una uniformidad en la forma mediante el contacto en las zonas prominentes. 

Se fabrican a partir de un escaneado de la cabeza del niño o niña, rectificando mediante un software y están hechas de un termoplástico rígido con un revestimiento interior de espuma blanda (1cm de grosor) que contacta con la piel de niño y permite que se adapte a su crecimiento. 

El mejor momento para colocar el casco a los niños es entre los 4 y 7 meses, dado al rápido crecimiento que experimenta el cráneo en ese período. El tiempo de uso depende mucho de la edad del niño y de la severidad de la deformidad, la media general es de medio año.

Se requiere de visitas periódicas al médico para seguir la evolución del paciente. Cumplir con las revisiones es muy importante para éxito de funcionamiento, ya que es necesario adaptar el casco asegurándonos de que se mantienen los espacios para el crecimiento del niño.